Por qué estamos aquí


La idea surgió de la necesidad de ver en pie el trabajo de nuestros ancestros.

 

Bobia de Abajo, como todos los pueblos que conforman el municipio de Onís, basaba su economía en la ganadería y la producción de queso "Gamonéu" y La Fuentona, se construyó sobre los cimientos de una antigua cuadra de ganado, en la transición del modelo de vida que están llevando las zonas rurales. 

 

Hoy en día, el pueblo sigue basando su economía en tan honorable oficio; de ahí, que Bobia siga siendo una maravillosa aldea donde disfrutar de la paz y tranquilidad que solo puede proporcionar la Naturaleza. 

 

Además su envidiable enclave, a mitad de camino entre los municipios de Cabrales, Cangas de Onís y Llanes, le harán disfrutar del Paraíso Asturiano, desde la tranquilidad de una aldea de 25 habitantes.

 

La suerte de estar en el corazón de los Picos de Europa.



Como llegar...